Prueba de esfuerzo.

Como todos sabéis, las noticias que nos trajo el principio del año pasado, fueron un poco escalofriantes para todos los que practicamos deporte a un nivel de aficionado. En poco más de dos meses murieron varios atletas populares que competían en diferentes deportes.

Estos sucesos no pasaron desapercibidos, ni siquiera, para el espacio, mal considerado deportivo, de los telediarios (ya se sabe que si uno no se mata descendiendo un 8.000 no es noticia). Me consta que no debería de ser así, pero esto me hizo plantearme el que porqué no me podía suceder esto a mi. Desde entonces, he continuado un año más realizando deporte sin realizarme ningún tipo de reconocimiento deportivo, pero una vez que rellené el calendario con las pruebas que me gustaría disputar en los próximos meses, he decidido realizar un reconocimiento médico orientado a la práctica deportiva intensiva, vamos, una prueba de esfuerzo.

¿De qué se trata?, pues bien, básicamente consta de cinco partes bien diferenciadas:

  1. Te sientas con el médico (Javier) y le cuentas tu vida, no, mejor dicho, te interroga sobre todos tus antecedentes personales; enfermedades, medicación, operaciones, hábitos alimenticios, antecedentes familiares, historial deportivo y objetivos cercanos… Esta es la parte llamémosla “teórica”.
  2. A continuación, viene cuando te empiezan a sacar tus defectos físicos, que si estás torcido aquí, que si pisas mal allá… El mismo médico te realiza una exploración física en profundidad para detectar cualquier tipo de anomalía a nivel óseo, muscular, cardíaco etc.
  3. El médico te deja en manos de una amable señorita (Beatriz), que te realizará otra serie de pruebas; electrocardiograma basal, toma de tensión en reposo, pruebas de fuerza en manos y espalda, test de Ruffier, flexibilidad y por último una espirometría.
  4. Y para finalizar la prueba aeróbica directa en un tapiz. La prueba consiste en rodar (corriendo) encima de un tapiz a un ritmo que se incrementará en un Km/h por cada minuto que pase, con una pendiente fija del 1% y una velocidad inicial de 6 Km/h, vamos a 10 minutos el kilómetro.

Antes de comenzar la prueba te colocan una serie de electrodos y sensores para monitorizar todos los parámetros de esfuerzo. También te ponen, tal y como se ve en la foto, una mascarilla para realizar el análisis de gases, vamos el consumo de oxígeno, el famoso VO2.

Una vez que te han llenado de todo tipo de cachibaches, te colocan un traje diseñado por Jean Paul Gaultier moda verano, de rejilla. Claro, pensaréis, como pensé yo en su momento, ¿y con todo esto se puede correr?, pues si, se puede. Te colocan un ventilador enfrente y “palante”.

Pulgar arriba extoy Ok, si agitas la mano estás regular, si bajas el pulgar es que acabas de petar. Allá vamos, comenzamos por los 6 Km/h, chupao andando.

La cosa se empieza a complicar al llegar a los 5,35 min/km, tengo que concentrarme un montón para no estamparme con la pared de atrás. Los cambios no son bruscos, pero lo que los hace complicados es que se realicen en un espacio tan corto de tiempo.

Al llegar a 4 min/km el médico me dice que si puedo seguir, me comunica también, que según lo que ve en el monitor no hay problema por continuar, decido seguir y cuando paso a 3,46 min/km aguanto un poco y decido parar. Me consta que no he tocado techo, pero la verdad es que me asusta el forzar más.

Nada más acabar y durante cinco minutos te toman la tensión y las pulsaciones para ver como recuperas.

La quinta y última parte de el reconocimiento es la que más inquieta, los resultados de todo lo visto anteriormente. Evidentemente, no os voy a pegar el charlote con todo lo que me dijeron (fue una hora y media de charla), pero si voy a poner una serie de datos significativos que reflejan con claridad el estado de forma:

FC– ————Frecuencia cardíaca.
VO2 l/min——-Consumo de oxígeno, litros por minuto.
VO2 ml/kg/min–Consumo de oxígeno considerando el peso actual.

FCM—180 ppm

VT1 (primer umbral, en el que el organismo se estabiliza tras haber comenzado a hacer ejercicio, todo ejercicio que esté por debajo de estas pulsaciones, aplicado a la práctica deportiva se entiende, no sirve para nada):
FC 126, VO2 1.865 l/min, VO2 27 ml/kg/min Valores máximos 2.991

VT2 (segundo umbral, momento en el que se pasa de metabolismo aeróbico a anaeróbico, zona en la que se empieza a trabajar el rendimiento, el llamado entreno de calidad. El umbral entre el VT1 y el VT2 es el llamado quemagrasas o deporte de salud):
FC 159, VO2 2.675l/min, VO2 38.7 ml/kg/min. Valores máximos 43.3

Con estos datos sabes en que parámetros te tienes que mover para mejorar en tu rendimiento deportivo, y sobre todo sabes que tienes la seguridad de que no te va a ocurrir nada realizando la actividad que te propones.

Sinceramente creo que una vida bien vale 98 euros ¿no creeis?

3 Respuestas a “Prueba de esfuerzo.

  1. Está bastante bien descrito todo lo que pasamos durante dos horas de pruebas.
    Tenía que haberte hecho una fotico soplando el tubo de la expirometría, estabas tan mono…

    besos

  2. Ole ole,

    Ya era hora…muy salás las fotos de astronauta en chueca🙂

    Pero no nos has contau los maximos, que es lo más interesante de esto.

    esperamos ansiosos cuanto te llega a entrar en los pulmones y a cuanto se te llega a poner el corazón. Vamos, no seas vergonzoso….😉

  3. Joder es verdad, se me fue la olla, lo hice con un poco de prisa lo meto ahora.

    Qué tal esos dolorcillos??

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s